El TDAH y los miedos

En mi día a día aprecio que son muchos los padres/madres que se preocupan y  manifiestan abiertamente que sus hijos tienen muchos miedos. A esto hecho en ocasiones le acompaña una típica pregunta sobre la que quiero escribir unas cuantas cosas.

¿Los niños/as con TDAH son más miedosos que el resto de los niños/as?

La verdad es que después de buscar estudios para avalar mi respuesta no he encontrado grandes datos al respecto, sí que la ansiedad aparece como comorbilidad habitual en el TDAH, pero como veremos a continuación miedo y ansiedad no es exactamente lo mismo.

En primer lugar el miedo es la emoción producida por un peligro presente e inminente mientras que la ansiedad nos anticipa un peligro futuro.

person-1205140_640

Hay que tener muy en cuenta de que formas se adquieren los miedos, que las podemos clasificar de la siguiente manera:

  • Condicionamiento clásico: Siempre que se apaga la luz alguien me da un susto
  • Aprendizaje vicario: Mi hermano se asusta y se pone nervioso en los sitios muy oscuros
  • Transmisión social: Veo, oigo y escucho que mucha gente le tiene miedo a la oscuridad.

Si después de leer esto nos paramos a hacer una reflexión sobre ellos, podremos deducir que la mayor parte de los miedos de los niños/as son inculcados en su mayoría por los padres y las madres.

Un claro ejemplo es el siguiente, yo tengo dos perros (ambos son perros de terapia que trabajan con chicos/as con TDAH, con lo cual están adiestrados y socializados) y no hay día que al cruzarme con algún niño/a por la calle que va de la mano de su padre/madre/abuelo/abuela tenga que escuchar.

¡Cuidado con el perro que te come el culo!

Pueden estar tranquilos que mis perros lo más que le podrán hacer será darles un intenso lametón en busca de una sonrisa. Es un ejemplo trivial que creo que representa muy bien lo que estoy contando. Durante la mayor parte del día los padres/madres y profesores/as son los modelos de los niños/as intentemos no trasmitirles miedos gratuitamente.

Y aquí entra en juego la pregunta del millón y si tiene miedo ¿Qué es lo que podemos hacer nosotros? Aquí un pequeño listado de sugerencias:

  • Escucharle y dejar que exprese lo que le asusta
  • Trasmitir afecto, protección y tranquilidad
  • Hablarle de nuestros propios miedos “Cuando yo tenía tu edad también me asustaba dormir con la luz apagada”
  • Ir premiando pequeños logros que alcance, por ejemplo, si consigue bajar gradualmente la intensidad de la luz con la que duerme.
  • Enfrentarlo con él/ella mediante juegos, libros, películas …
  • Y si con todas estas cosas no cesa ni disminuye, valorar muy seriamente acudir a un profesional.

En próximos artículos daré unas recomendaciones sobre libros y dinámicas para trabajar el miedo tanto en casa como en el aula.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *